El CIEPA fue designado por el gobierno de Puebla como un espacio para atender a las personas privadas de su libertad contagiadas de COVID-19. Según el reporte oficial, la adaptación del espacio ha costado 1.6 millones de pesos.

La Secretaría de Salud de Puebla reporta haber gastado un millón 611 mil 630 para adaptar el Centro de Internamiento Especializado para Adolescentes (CIEPA) para atender y alojar exclusivamente a las personas privadas de su libertad en Centros Penitenciarios del estado contagiadas de COVID-19.

El 1 de junio, David Méndez Márquez, secretario de Gobernación estatal, dijo que como medida de prevención en los Centros de Reinserción Social (Cereso), 81 personas privadas de su libertad con síntomas de COVID-19 fueron trasladadas al Centro de Internamiento Especializado para Adolescentes (CIEPA).

Los datos publicados por el gobierno en el portal de transparencia COVID-19 señalan que para prevenir, controlar y atender el COVID-19 en el CIEPA se asignaron “carros camillas, monitores de signos vitales, tanque de oxígeno, catéteres para venoclisis, cubrebocas n95 y jeringas”.

La inversión en estos equipos, mobiliarios, materiales, accesorios y suministros médicos fue de un millón 329 mil 976 pesos. El resto del dinero ejercido (281 mil 654 pesos) se destinó a personal médico y de enfermerí­a para brindar atención médica especializada a las 99 personas privadas de su libertad enfermas de COVID-19.

En el sitio del gobierno de Puebla solo es posible consultar una lista de los productos o servicios adquiridos por el gobierno, mas no los contratos, facturas u otros comprobantes que respalden estos gastos. De esta manera, es imposible conocer detalles como quiénes son los proveedores del gobierno y en qué condiciones fueron hechas estas adquisiciones. 

La SSP también reporta gastos… pero sin desagregar

Por otro lado, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) reporta el gasto de 11.9 millones de pesos en “material necesario para atender las medidas sanitarias pertinentes para proteger la salud del personal de las diversas unidades administrativas que integran esta Secretaría (…) así como para las personas privadas de su libertad, consistente en gel antibacterial, cubrebocas, guantes, mascarillas y termómetros”. Pero el monto publicado es un agregado y no está especificado cuánto de este dinero público fue invertido en la población privada de su libertad.

Los datos proporcionados por la Secretaría de Seguridad Pública no especifican la inversión en material de limpieza o equipo de protección necesario para atender las medidas sanitarias preventivas en los 19 Centros Penitenciarios del estado de Puebla.

Además, no aparece la inversión en las implementaciones para la prevención o mitigación de la propagación del COVID-19 ordenadas por el gobierno del estado de Puebla en el Protocolo para la Prevención, Control y Atención del COVID-19 en CIEPA y centros penitenciarios.

Las medidas reportadas por la Subsecretaría de Centros Penitenciarios que no aparecen en el presupuesto son: material de información visual en lugares de concentración, pláticas de concientización y microtúnel de sanitización para visitantes. 

Gobierno no revela costo de traslado de internos

La Secretaría de Seguridad Pública comunicó que entre el 29 y el 31 de mayo, 12 jóvenes internados en el CIEPA fueron trasladados a un área anexa del Cereso de San Miguel, mientras que los internos contagiados de COVID-19 fueron trasladados al CIEPA. La dependencia dijo que el traslado de los menores de edad fue hecho “respetando sus derechos humanos y bajo los protocolos de seguridad” sin revelar detalles.

Además, el presupuesto para el traslado de los menores de edad y de los internos de los Cereso no aparece en los datos reportados por el gobierno de Puebla en el sitio destinado a la transparencia de los gastos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *