Inmujeres cedió 151 mdp de su presupuesto para atender pandemia por COVID-19. Durante la votación, nadie pudo explicar cuál sería el destino del dinero recortado.

Con información de Erika Lilian Contreras

El Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) aprobó el 15 de julio un recorte de 75 por ciento a su presupuesto, como parte del decreto de austeridad publicado por la Secretaría de Gobernación (Segob) en abril pasado. Durante la votación no hubo una respuesta sobre cuál será el destino de esos recursos públicos, dice Adriana Jiménez Patlán, directora de Promoción y defensa de los derechos sexuales y reproductivos en Equidad de Género, Ciudadanía, Trabajo y Familia AC.

El presupuesto destinado al apoyo a las mujeres en México es 1.69 por ciento del presupuesto de egresos 2020. Sobre el destino de los recursos recortados al Inmujeres, Adriana Jiménez, quien es parte del Consejo consultivo de Inmujeres y como tal estuvo presente en la sesión del 15 de julio, dice que “no hay una ruta fácil de seguir. Hasta que termine este año se podría hacer un análisis para ver a dónde fue destinado ese dinero”.

La reducción se anunció el 15 de julio, dos días después de que la secretaria de Gobernación informara que no recortarían los programas enfocados en la atención a las violencias contra mujeres y niñas

El recorte al presupuesto de Inmujeres “solo afectará gastos operativos”

El recorte, aprobado por la Junta de Gobierno del instituto con 13 votos a favor, 10 en contra y tres abstenciones, significa la reducción de 151 millones de pesos al Inmujeres. El presupuesto recortado corresponde a dinero que estaba destinado a los capítulos “3000” (servicios generales) y 4.7 “2000” (materiales y suministros). Lo anterior de acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación 2020 y los estados financieros de Inmujeres.

“Parece menor, pero no lo es. ¿Qué va a pasar cuando las trabajadoras regresen al instituto? ¿Con qué van a trabajar? Es un mensaje simbólico para las trabajadoras del instituto y un mensaje político hacia afuera”, dice Adriana Jimenez.

La decisión significa que una tercera parte de los gastos del Instituto sufrieron un recorte, mientras que el presupuesto destinado a servicios personales y subsidios y otras ayudas no se ha tocado. Este recorte, amparado en un decreto de austeridad para “ayudar a la mitigación del COVID”.

“A las mujeres siempre nos piden la renuncia de nuestros derechos”, dice Adriana Jiménez. La activista explica que durante la epidemia las Casas de Atención a la Mujer Indígena han sufrido también la reducción de su presupuesto y, además, las mujeres han aportado tanto fuerza de trabajo como insumos en comunidades en donde son necesarios.

“Las mujeres que sí tenemos trabajo llevamos despensas a los lugares en donde se necesitan, somos 70% de la fuerza laboral en los servicios de salud”. Además, dice Jiménez, “este país lo sostenemos las mujeres con la economía del cuidado”.

Durante la sesión del pleno, la diputada por Movimiento Regeneración Nacional (Morena) Wendy Briceño Zuloaga, exhortó a la Junta de Gobierno a que la reordenación del gasto se mirara con perspectiva de género. Y ofreció la ayuda de la Comisión de Igualdad de Género para encontrar otras posibilidades para no realizar el recorte.

Un día después de la votación, el Inmujeres publicó en su cuenta de Twitter una explicación sobre cómo impactaría este recorte en su operación. En estas publicaciones asegura que la reducción afecta solo a los gastos operativos, que “corresponden a insumos de papelería, viajes, viáticos, estudios e investigaciones, comedor, entre otros. Todo nuestro esfuerzo, compromiso y recursos disponibles están dirigidos a cerrar las brechas de desigualdad que viven las mujeres”.

El Inmujeres admite que las investigaciones y los estudios sí se verán afectados por este recorte. Por ejemplo, la utilidad de las Alertas de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM) o las políticas en materia de espacios públicos seguros para niñas y adolescentes. “Si no existen esas investigaciones porque no hay un rubro para ello, ¿cómo vas a hacer políticas públicas en esa materia?”, dice Jiménez.

Además, los recortes envían un mensaje político, de acuerdo con la activista de Equidad. “Por supuesto que el dinero es importante, pero también es un mensaje simbólico: ¿qué mira el país y los políticos sobre un eje rector de la política de la igualdad?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *