Las interrupciones legales del embarazo realizadas en clínicas públicas de la Ciudad de México entre marzo y mayo de de 2020 -durante la Jornada Nacional de Sana Distancia- disminuyeron en 29 por ciento comparadas con el mismo periodo de 2019.

Por Erika Lilian Contreras y Alejandra Padilla
Análisis de datos por Yareli Ramos

Entre marzo y mayo de 2020 (durante la Jornada Nacional de Sana Distancia por la epidemia de COVID-19), el registro de interrupción legal del embarazo (ILE) en clínicas públicas de la Ciudad de México (CDMX) disminuyó en 29 por ciento en comparación con el mismo periodo de 2019. 

Durante esos tres meses fueron realizadas dos mil 819 ILE en clínicas públicas de la capital del país, mientras que el año anterior fueron registrados tres mil 981 procedimientos en el mismo periodo. Esto de acuerdo con los datos abiertos de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México (SSa), publicados en el portal de datos abiertos de la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP) de esta entidad. 

“Uno de los factores que estuvo afectando el acceso a los servicios de salud (sexual y reproductiva) de la Ciudad de México es que algunos hospitales y clínicas (que brindan el servicio de ILE) se volvieron unidades monitoras de la COVID-19, entonces ya no le daban prioridad al servicio de la ILE”, dice en entrevista Patricia López Romero, coordinadora de Estados y Proyectos para el área de Derechos Sexuales y Reproductivos de Equidad de Género, Cuidadanía, Trabajo y Familia A.C. 

La interrupción del embarazo es legal en Ciudad de México desde 2007 y en Oaxaca desde 2019. Este procedimiento está permitido durante las primeras 12 semanas de gestación. Sin embargo, solamente hay datos abiertos sobre las clínicas y hospitales de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México a partir de 2016. 

Estos datos, actualizados hasta junio de 2020, muestran que el primer semestre de este año también es el periodo con menos ILEs desde 2016. Mientras en 2019 fueron registrados siete mil 885 procedimientos entre enero y junio, en 2020 hay registro de seis mil 258 interrupciones del embarazo en el mismo periodo. 

Las interrupciones legales del embarazo realizadas en clínicas públicas de la Ciudad de México han disminuido cada año desde 2016. El año 2020 presenta la mayor disminución durante el primer semestre en comparación con el año anterior: 20.6 por ciento. Enseguida está el año 2019 con 12.3 por ciento menos procedimiento que el año anterior. En 2018 la disminución fue de solo 1.5 por ciento en comparación con el año anterior, mientras que en 2017 los procedimientos disminuyeron en 0.5 por ciento comparados con 2016. 

El 6 de abril pasado, el gobierno federal publicó un comunicado en el que instruye a las autoridades federales y locales a garantizar el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva durante la emergencia sanitaria por COVID-19. Este decreto contempla garantizar la ILE en los estados en donde está despenalizada.

“Fue algo que nos ayudó a posicionar que el tema de la salud sexual y reproductiva era importante para toda la población y que no podían parar estos servicios”, dice Patricia López. “Desde 2018 hay activistas que han estado brindando de manera más libre información sobre aborto seguro en casa, esa es otra forma en que las mujeres han estado subsanando esta necesidad de interrumpir un embarazo de manera segura porque para muchas ha sido imposible acudir a la CDMX, que es la ciudad con el mayor número de casos en el país, por el tema del contagio de COVID-19”.

Por lo tanto, aunque los datos de la CDMX muestran esta disminución, mujeres en todo el país continuaron pidiendo información sobre la ILE: “en la línea telefónica de la Andar, que yo respondo, teníamos una llamada a la semana antes de la contingencia, dos a lo mucho. A partir del 4 de abril empecé a recibir de una a dos llamadas por día”, dice Patricia López, de Equidad.

¿Qué es la Interrupción Legal del Embarazo?

La interrupción del embarazo (ILE) es un procedimiento médico que tiene como finalidad interrumpir la gestación, ya sea mediante medicamentos o intervención quirúrgica, así lo definen los Lineamientos generales de organización y operación de los servicios de salud para la interrupción del embarazo en la Ciudad de México

En la Ciudad de México este cese al embarazo es legal y voluntario antes de la décima segunda semana de gestación y atiende al derecho a la autodeterminación personal y al libre desarrollo de la personalidad, de acuerdo con el Decreto por el que se reforma el Código Penal para el Distrito Federal y se adiciona la Ley de Salud para el Distrito Federal, publicado el 26 de abril de 2007. 

Infografía: Paulina Soto

El gobierno capitalino brinda el servicio de ILE de manera legal, segura, confidencial y gratuita (para las mujeres que viven en Ciudad de México) en 13 clínicas y hospitales. Además, en la capital del país existen clínicas privadas que brindan este servicio con costo. 

La doctora Meily Gómez de la clínica Gineser, especializada en ILE, recomienda buscar una institución donde se brinden todas las medidas de higiene, todos los procesos de esterilización en cuanto al material que se utilice y que cuente con personal certificado y calificado para poder hacer un procedimiento de este tipo.

“Es por esto que se debe hacer una interrupción legal, en un lugar que cuente con certificado, que cuente con todas esas medidas y que esté avalado por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris)”, aconseja la médica.

¿Qué dicen los datos sobre la interrupción del embarazo en CDMX?

Entre 2016 y junio de 2020, la SSa de la Ciudad de México tiene registro de 74 mil 352 interrupciones legales del embarazo realizadas a mujeres residentes de la capital del país y de otros estados de la República Mexicana. 

La base de datos sobre interrupción legal del embarazo en la Ciudad de México contiene información sociodemográfica y algunos detalles sobre el historial médico de las mujeres que han solicitado este procedimiento en clínicas públicas de la capital del país por medio de 41 variables capturadas por el personal de salud y publicadas en el portal de datos abiertos de la ADIP. 

Con base en la información capturada por la SSa capitalina es posible conocer el perfil de las mujeres que han solicitado una ILE en la Ciudad de México: su edad, ocupación, estado civil, escolaridad, el número de embarazos que han tenido y el número de veces que solicitaron la ILE. 

A pesar de contener estos datos, la base de la SSa protege los datos personales de las pacientes: no son publicados sus nombres, direcciones ni otra información que las pueda hacer identificables. 

Además, las mujeres tienen la opción de no responder algunas preguntas como el número de hijos que tienen o el número de interrupciones legales del embarazo que han tenido. En estos casos, el campo es mostrado con el valor “NA”. 

¿Quienes han solicitado una interrupción del embarazo en la CDMX?

34 de cada 100 mujeres que han tenido acceso a este servicio en la capital del país tienen (o tenían en el momento de la ILE) entre 21 y 25 años de edad, el segundo rango de edad con mayor proporción es el de 26 a 30 años con 22 de cada 100, seguido por las jóvenes de 16 a 20 años con 19 por ciento del total.

Desde 2016, la SSa capitalina ha registrado mil 131 interrupciones legales del embarazo practicadas en niñas de 11 a 15 años. 

Al analizar los casos de menores de edad que han tenido acceso a este servicio, la base de datos muestra que hasta junio de 2020 fueron registradas tres mil 636 ILEs realizadas a niñas y adolescentes de 11 a 17 años. Esta cifra representa 4.89 por ciento del total de las interrupciones registradas entre 2016 y junio de 2020.

La base de datos revela que la mayoría de las mujeres que interrumpieron sus embarazos legalmente son solteras o viven en unión libre y las parejas de 11 mil 160 mujeres las acompañaron al procedimiento. Algo similar pasa con las menores de edad, pues en su mayoría quienes las acompañan son su pareja o una familiar.

El nivel educativo de las pacientes va de nulo a doctorado, 45 de cada 100 mujeres que acudieron a una clínica pública para interrumpir su embarazo reportaron haber concluido la preparatoria, 20 dijeron que estudiaron hasta la secundaria, 18 son licenciadas y una no tien acceso a la educación formal.

¿Qué métodos son utilizados en la interrupción del embarazo en CDMX?

La base de datos de la SSa incluye la variable “procile”, la cual especifica si la ILE fue realizada con medicamentos, por aspiración endouterina manual o eléctrica o legrado.

El personal médico de las clínicas y hospitales de la Secretaría de Salud recurre a medicamentos en la mayoría de las interrupciones de embarazos, pues el 89 por ciento de servicios de ILE es con ellos. Esto deja a 11 procedimientos realizados con aspiración endouterina por cada 100 interrupciones legales del embarazo.

Desde 2016, cuatro interrupciones del embarazo fueron realizadas por medio de un legrado y a partir de 2018 la Secretaría de Salud dejó de utilizar este método.

Los medicamentos no solo son el método más frecuente para interrumpir embarazos en clínicas públicas del total de ILEs, sino que es el procedimiento más común cada año desde 2016.

Hay nueve servicios de ILE que no cuentan con especificación en el rubro de procedimiento.

70% son realizadas en las semanas 5-9

Entre 2016 y junio de 2020, las clínicas de la SSa de la Ciudad de México registraron que las interrupciones legales de embarazos (ILEs) fueron realizadas en promedio entre la sexta y la séptima semana de gestación. Las semanas cinco a nueve concentra 71.45 por ciento de los procedimientos realizados desde 2016.

La aprobación de reforma al Código Penal para el estado de Oaxaca se basó en parte en el trabajo del científico mexicano Ricardo Tapia, citado en la iniciativa con expediente 101 propuesta por la diputada local Laura Estrada.

El científico argumenta que “lo que distingue al ser humano es su corteza cerebral” y tanto el embrión como el feto antes de las 12 semanas carece de “estructuras, conexiones y funciones nerviosas que particularizan a un ser humano”.

Es por esto que el científico concluye que el feto en el primer trimestre de embarazo “no es un individuo biológicamente caracterizado, ni una persona, tampoco un ser humano”.

De acuerdo con el libro Embriología humana y Biología del desarrollo de Arteaga Martínez y García Peláez, la sexta semana cae en el período embrionario y es donde se presentan movimientos espontáneos del tronco y extremidades, se están formando los dedos, ya hay articulaciones formadas por lo que hay flexiones de extremidades y el ojo es más visible gracias a la formación del pigmento de la retina. 

En la séptima semana de gestación hay tanto surcos como rasgos digitales en los dedos y es al final de esta semana que inicia la osificación de los huesos como el húmero, el radio y el cubito, explica el libro de Moore Persaud.

31 de cada 100 mujeres viven en el Estado de México

Aunque la interrupción del embarazo solo está despenalizada en la Ciudad de México y Oaxaca, cualquier persona del país puede solicitar el servicio tanto a clínicas privadas como públicas en ambas entidades. 

De acuerdo con la base de datos de la Secretaría de Salud, las residentes de la capital representan 63 por ciento de las pacientes de ILEs, mientras que 31 de cada 100 han sido realizadas a mujeres que viven en el Estado de México y 0.75% de las mujeres que han solicitado la ILE en CDMX viven en Hidalgo y Puebla, respectivamente.

Las interrupciones legales del embarazo realizadas en las clínicas y hospitales públicos de la Ciudad de México solo son gratuitas para las mujeres residentes de esa entidad. Las mujeres que residen en otros estados deben cubrir una cuota de recuperación que es determinada por medio de un estudio socioeconómico realizado por una trabajadora social. 

La ILE “debe estar en todos los estados del país”, de acuerdo con Patricia López. “Es muy penoso que llame una chica de Tijuana y que yo le diga “es que para tener un aborto voluntario legal tienes que venir a la Ciudad de México”; de Tijuana a Ciudad de México es casi imposible venir. Es un derecho que debe estar disponible para todas: el aborto voluntario, libre y gratuito en todo México”.

69 de cada 100 mujeres interrumpieron un embarazo por primera vez

El registro de las clínicas y hospitales públicos de la CDMX muestra que para 51 mil 757 mujeres, esa fue la primera vez que interrumpieron un embarazo. Es decir, 69.61 por ciento de las ILEs realizadas desde 2016 fueron a mujeres que nunca habían interrumpido un embarazo. 

En segundo lugar están 13 mil 391 mujeres que no respondieron esta pregunta: 18 por ciento del total. Después, siete mil 732 mujeres dijeron que habían tenido una interrupción previa: 10.39 por ciento del total 

1.64 por ciento de las mujeres dijeron haber tenido dos interrupciones previas y 0.25 por ciento respondieron que habían interrumpido tres embarazos antes de solicitar el procedimiento actual. 

60% no utilizaba ningún método anticonceptivo

De cada 100 mujeres que acudieron a una clínica pública en CDMX para interrumpir su embarazo, 60 no utilizaban ningún método anticonceptivo antes de quedar embarazadas y a tres les falló el condón. Otros métodos anticonceptivos que reportaron son el dispositivo intrauterino (DIU), inyección, ligadura de trompas, parches, vasectomía, anillo vaginal, implante subdérmico, pastilla anticonceptivo y mil 727 tomaron una pastilla de emergencia.

Los datos muestran que las preparatorianas son las que menos utilizan un método anticonceptivo, de ellas siguen las personas que estudian en la secundaria, luego las que cursan una licenciatura y finalmente mujeres de primaria.

49 de cada 100 mujeres tienen hijos

De acuerdo con la base de datos, 49.32 por ciento de las mujeres que interrumpieron su embarazo entre 2016 y junio de 2020 tienen hijas o hijos; la mayoría tienen de uno a dos. Otro 36.91 por ciento reportó no ser madre y 13.76 por ciento no respondió esta pregunta.

La Secretaría de Salud de la capital ha registrado que 95 por ciento de las mujeres que acuden a sus clínicas u hospitales para interrumpir sus embarazos ya han estado embarazadas previamente, “incluyendo abortos”, según la información capturada por la SSa capitalina. Otras 762 mujeres solicitaron interrumpir su primer embarazo y dos mil 946 no respondieron su número de embarazos.

¿La ILE duele?

De acuerdo con los datos públicos, de 2016 a junio de este año, 24 de cada 100 mujeres sintieron dolor después de interrumpir su embarazo. Estas son 15 mil 697  personas a las que sí les dolió versus 18 mil 120 que no presentaron dolor después de tener una interrupción legal del embarazo en alguna clínica u hospital de la Secretaría de Salud de la CDMX. Sin embargo, estas mujeres apenas suman el 45 por ciento de las 74 mil 352 ILEs, por lo que no se sabe si el resto sintió dolor o no.

El Manual de práctica clínica para un aborto seguro de la Organización Mundial de la Salud (OMS) menciona que la ansiedad que puede sentir una mujer por realizar una ILE puede aumentar la sensibilidad al dolor. Esta misma ansiedad puede hacer que la paciente no se quede quieta en la camilla de procedimientos para una interrupción quirúrgica, “lo que en caso de no tratarse puede comprometer su seguridad”. 

Además, es común que se presente dolor por la dilatación cervical fisiológica y mecánica y las contracciones uterinas.

4% tuvo complicaciones

Los datos oficiales dicen que únicamente cuatro de cada 100 mujeres presentaron complicaciones por la interrupción del embarazo en clínicas públicas de la CDMX. 

La doctora Meily Gomez, que se dedica a brindar este servicio en la clínica especializada en la ILE Gineser, dijo en entrevista con Serendipia que las posibles complicaciones son infecciones, una hemorragia o perforación uterina si el procedimiento se realiza por legrado (método que ella no recomienda).

Aunque la SSa proporciona información de cuántas personas tuvieron complicaciones no existen detalles de cuáles fueron y hay 40 de cada 100 mujeres de las que se desconoce si tuvieron complicaciones o no.

97 de cada 100 fueron interrupciones del embarazo voluntarias

De 2016 al primer semestre de 2020, 97 por ciento de las mujeres que solicitaron una interrupción del embarazo en la CDMX respondieron que lo hicieron voluntariamente, mil 138 solicitaron el proceso sin ninguna explicación (NA), 598 mujeres respondieron que su motivación era otra, 280 tenían un proyecto de vida que no involucraba a un bebé en ese momento mientras que la situación económica llevó a 91 personas a realizar una ILE.

¿Qué pasó en las clínicas privadas?

La pandemia derivada de la COVID-19 provocó que las pacientes que residen fuera de la Ciudad de México y Oaxaca no pudieran viajar para interrumpir sus embarazos legalmente. Esto generó dos cosas en la clínica privada especializada en ILE Médica Mujer: demora en las interrupciones legales de embarazos e ILES con medicamentos.

La directora de esta clínica, Luisa García, dijo en entrevista con Serendipia que las interrupciones legales del embarazo se redujeron en marzo y abril y las solicitudes repuntaron en un 40 por ciento aproximadamente en junio y julio.

Luisa García dice que hubo pacientes que tardaron hasta un mes en llegar a la capital del país para solicitar una interrupción legal del embarazo en CDMX.

La ILE con medicamento se realiza únicamente a pacientes que residen en la Ciudad de México debido a que este procedimiento se hace en casa bajo la supervisión de personal médico y los códigos penales de la capital del país y de Oaxaca solo permiten la interrupción del embarazo dentro de esas entidades. 

Esto no impidió que algunas mujeres que no podían viajar a la CDMX por la emergencia sanitaria accedieran a una interrupción del embarazo, pues el comunicado del gobierno federal mencionado anteriormente veló por su salud sexual y reproductiva.

“Se les estuvo dando el acompañamiento con medicamento a otros estados de la República”, dijo la directora de la clínica. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *