El presidente de México publicó un decreto en el que renuncia a los 324 mil pesos que recibiría como aguinaldo y gratificación de fin de año. Además, recorta a la mitad el aguinaldo de servidores públicos para sumar recursos a la atención de la pandemia de COVID-19.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) renunciará a 324 mil 437 pesos, correspondientes a su aguinaldo y gratificación de fin de año, para destinarlos a atender la pandemia de COVID-19. Además, expidió un decreto por medio del cual se establece un recorte de 50 por ciento al aguinaldo de funcionarios públicos de enlace y de mando.

El Presupuesto de Egresos de la Federación de 2020 contempla que el presidente de la República reciba 89 mil 455 pesos como aguinaldo y 234 mil 982 pesos garantizados como gratificación de fin de año. Pero por medio del decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 5 de noviembre, el mandatario comunicó su decisión de “reintegrar a la Tesorería de la Federación el 100 por ciento del monto que reciba por concepto de aguinaldo y gratificación de fin de año”. 

Andrés Manuel López Obrador también decidió reducir a la mitad el aguinaldo del personal de las Dependencias que ostentan los títulos de Secretario de Estado, Subsecretario de Estado, Jefe de Unidad, Director General, Director General Adjunto, Director, Subdirector, Jefe de Departamento, Personal de Enlace y sus homólogos de Entidades, así como, el personal del Servicio Exterior Mexicano que se encuentra cumpliendo funciones en territorio nacional.

Estas medidas, establecidas en el decreto que establece las disposiciones para el otorgamiento del aguinaldo correspondiente al ejercicio fiscal de 2020, van de la mano con la política de austeridad y con la redistribución de recursos para atender la pandemia por COVID-19 en la nación.

¿El recorte de aguinaldo a servidores públicos es ilegal?

Los trabajadores al servicio del Estado tienen derecho a un aguinaldo de mínimo 40 días de salario sin deducción alguna, según lo establecido en el artículo 42 Bis de la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado.

Sin embargo, el presidente de México renuncia a este dinero y al de algunos funcionarios públicos basado en el decreto de austeridad por la pandemia que emitió en abril. 

En ese entonces Andrés Manuel decretó que “los altos funcionarios públicos no tendrán aguinaldos ni ninguna otra prestación de fin de año”. Estos funcionarios públicos son el Presidente de la República Mexicana y el Secretario de Estado, el Subsecretario de Estado, el Jefe de Unidad, el Director General, el Director General Adjunto, el Director y Subdirector tanto de Dependencias como de Entidades.

El decreto publicado en noviembre establece que el presidente renunciará a su aguinaldo y gratificación de fin de año, mientras que el resto de los funcionarios percibirán un aguinaldo equivalente a 20 días de salario en lugar de los 40 días establecidos en la ley.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *