El gobierno federal gastó 16 mil 844 millones de pesos para atender la COVID-19 en 2020; este año ha adjudicado 391 millones de pesos.

El gobierno federal empezó a comprar bienes y servicios para atender la COVID-19 desde antes de que la enfermedad llegara a México: en enero de 2020. El 31 de diciembre pasado, cuando los datos oficiales registraban un millón 426 mil contagios, las compras federales sumaban 16 mil 844 millones 676 mil 393 pesos. 

Al 26 de enero de 2021, la inversión era de 391.4 millones de pesos, lo que resulta en un total de 17 mil 236 millones de pesos entre enero de 2020 y el 26 de enero de 2021. 

Estos recursos fueron adjudicados por 189 instituciones federales a dos mil tres proveedores por medio de 5 mil 82 contratos, de los cuales 98 por ciento fueron adjudicados de manera directa.

Las compras van desde cubrebocas a sobreprecio y construcciones de hospitales temporales a cargo de una empresa de eventos y espectáculos hasta la vacuna para prevenir la COVID-19 de AstraZeneca. 

El gasto del gobierno federal para responder a la pandemia equivale al 3.5 por ciento del total de sus compras entre enero de 2020 y el 26 de enero de 2021 .

Esto según los contratos disponibles en CompraNet, la plataforma gubernamental que almacena los contratos que celebran las dependencias federales, analizados por Serendipia y Poder. Ambos medios presentan todas las compras del gobierno federal relacionadas con la COVID-19 en el micrositio ComprasCOVID.MX.

El Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia (CeNSIA) ha gastado más recursos que ninguna otra dependencia federal para hacer frente a la pandemia de la COVID-19: 6 mil 591 millones de pesos.

Después del CeNSIA, quienes más han gastado son el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la Secretaría de Salud (SSa), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) respectivamente. 

Al sumar los montos de estas cinco instituciones, resulta que 92.6 por ciento del gasto ha sido adjudicado por ellas.

El IMSS ha gastado 4 mil 710 millones 652 mil 215 pesos en la pandemia a través de 2 mil 234 compras y la SSa le pisa los talones con 3 mil 421 millones 44 mil 976 pesos adjudicados mediante 169 contratos. 

A su vez, el ISSSTE ha invertido 769 millones 494 mil 633 pesos vía 788 contrataciones y SEDENA ha celebrado 61 contratos por 487 millones 62 mil 582 pesos.

AstraZeneca, Creatividad y Espectáculos, Suministro para Uso Médico y Hospitalario, ABALAT y Philips Mexico Commercial son las empresas más contratadas por el gobierno federal durante la pandemia de COVID-19, de acuerdo con los datos disponibles en CompraNet. 

AstraZeneca le vendió al gobierno de México vacunas para prevenir la COVID-19 por 309 millones de dólares en octubre de 2020. La compra fue realizada por el Centro Nacional para la Salud de la Infancia y Adolescencia (CeNSIA), pero de acuerdo con revisión hecha por PODER, no hay detalles sobre cuántas vacunas son ni los términos del contrato. 

Serendipia le pidió a la Secretaría de Salud (SSa) el acuerdo con la empresa AstraZeneca para comprar dichas vacunas mediante la solicitud de información con folio 0001200430820. En respuesta, la secretaría federal reservó la información por 5 años debido a que “revelar el [acuerdo] pueda menoscabar la conducción de las negociaciones con sujetos de derecho internacional privado”.

¿Qué compró el gobierno federal en diciembre para atender la pandemia?

Durante el último mes de 2020 la inversión federal fue 2.4 veces la de noviembre: 634 millones de pesos. Más de la mitad de este monto (56 por ciento) fue adjudicado por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

En diciembre, el gobierno federal celebró 297 contratos, de los cuales 290 fueron celebrados vía adjudicación directa, dos mediante licitación pública y cinco a través de otros mecanismos de contratación no especificados en CompraNet. Ha pasado lo mismo cada mes desde que la pandemia de COVID-19 fue declarada emergencia sanitaria en México: el gobierno compra sin concurso de proveedores. 

La rapidez con la que se necesitan los insumos en la emergencia sanitaria permite que cualquier institución pública compre bienes y servicios a proveedores previamente seleccionados por ella misma, de acuerdo con Mariana Campos, coordinadora del Programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas de México Evalúa.

“Es catastrófico porque tenemos compras automáticas sin que exista realmente información de si la decisión se está tomando de la mejor manera posible”, dice Campos en entrevista para Serendipia.

¿Qué empresas le vendieron insumos y servicios al gobierno federal para atender la emergencia sanitaria durante diciembre? Un contrato por 120 millones de pesos para adquirir gel antiséptico ubica a Med Evolution S.A.P.I. de C.V. en la cima de los proveedores que más recursos recibieron del gobierno federal en diciembre. Esto significa que 18.8 por ciento del gasto del mes relacionado con COVID-19 fue a dar a Med Evolution.

La siguiente empresa en recibir más recursos públicos en diciembre fue Philips Mexico Commercial S.A. de C.V., con un contrato por 78.7 millones de pesos. Después está Cemex Concretos S.A. de C.V., quien firmó tres documentos contractuales a cambio de 66.4 millones de pesos.

¿Qué ha comprado el gobierno federal en lo que va de enero?

Durante los primeros 26 días de 2021, 10 instituciones realizaron 61 compras que incluyen medicamentos, insumos médicos y servicios de adecuación para mitigar las consecuencias de la pandemia. Todo fue encargado a proveedores que no compitieron por venderle al gobierno y al final cobraron 391 millones 403 mil 222 pesos. 

El Instituto Mexicano del Seguro Social firmó 40 de esos 61 contratos y el más caro de ellos fue por 129.3 millones de pesos, casi la mitad del gasto reportado en enero.

El contrato fue celebrado con la empresa Creatividad y Espectáculos SA de CV para el mantenimiento de unidades de expansión COVID-19 en Chihuahua durante cuatro meses. Esta empresa, que se encarga de organizar eventos, ha celebrado 10 contratos por más de 600 millones de pesos con el gobierno federal durante la emergencia sanitaria.

La empresa Tecrom prestó servicios integrales de unidades de expansión COVID-19 en Zacatecas y en Durango a través de dos contratos con el IMSS que suman 130 millones de pesos.

La segunda institución en gastar más para atender la pandemia fue la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) con un contrato con BIK&M para comprar pruebas de detección por PCR que costaron 65.4 millones de pesos.

El resto de dependencias que más gastaron son el Hospital Regional de Alta Especialidad de Ixtapaluca en el Estado de México (9.2 millones de pesos con cinco contratos), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (3.7 millones de pesos con tres contratos) y el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias Ismael Cosío Villegas (2.2 millones de pesos con tres contratos).

Los contratos restantes fueron celebrados por el Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez (cinco), el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (uno), el Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz (uno), el Instituto Nacional de Pediatría (uno) y el Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas Mexicanas (uno).

Serendipia es una iniciativa independiente de periodismo de datos. Puedes apoyarnos suscribiéndote a nuestro canal de YouTube

También nos puedes seguir en Twitter, Facebook e Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *