Evo Morales ya está en México. El expresidente de Bolivia recibió asilo del gobierno de México por “razones humanitarias”. ¿Por qué renunció a su cargo? ¿Por qué México le ofreció asilo? ¿Quién es Evo Morales y qué ha hecho durante los últimos 14 años?

El domingo 10 de noviembre, Evo Morales renunció a la presidencia de Bolivia tras 14 años en el cargo. La renuncia ocurrió entre protestas de la población por un presunto fraude electoral para que Morales se reeligiera por cuarta vez en el cargo. 

Los presidentes de Venezuela y México, así como Lula DaSilva, expresidente de Brasil y Cristina Fernández, expresidenta de Argentina, expresaron su apoyo a Evo Morales y repudiaron lo que llamaron un “golpe de Estado”. Mientras que por ejemplo Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, dijo que las denuncias de fraude electoral fueron el motivo por el que el bolivariano tuvo que renunciar a su puesto. 

Estados Unidos, por medio de un comunicado, celebró que el pueblo bolivariano hubiera exigido libertad y que el ejército hubiera acatado su juramento de proteger al pueblo y no solo a una persona. 

Ese mismo día, México le ofreció asilo político a Morales por “razones humanitarias” y un día después, el lunes 11 de noviembre, Evo Morales aceptó la propuesta. El expresidente llegó a México durante la mañana del martes 12 de noviembre, a bordo de un avión de las Fuerzas Aéreas Mexicanas. 

Pero a ver, ¿quién es Evo Morales, qué hizo como presidente Bolivia y por qué México le dio asilo político?

¿Quién es Evo Morales?

Juan Evo Morales Ayma nació el 26 de octubre de 1959. En su juventud crió llamas, vendió helados y fabricó ladrillos. Después se dedicó al cultivo de la coca en la zona tropical del Chapare. 

En 1995 inició su carrera política como diputado y en 2002 compitió por la presidencia del país. En esa ocasión, el cargo lo ganó Gonzalo Sánchez de Lozada, quien renunció en 2003 por la “guerra del gas”, una serie de enfrentamientos entre civiles y policías en los que murieron al menos 70 personas. 

En 2005, Evo Morales ganó la presidencia con 54 por ciento de los votos. Se convirtió en el primer presidente indígena de Bolivia. Morales era apoyado por movimientos sociales y le ganó el cargo a Jorge Quiroga, expresidente de derecha.
Asumió la presidencia el 22 de enero de 2006 en una ceremonia en las ruinas de Tiwuanaku, a cuatro mil metros de altura. 

Desde entonces, Evo se reeligió en dos ocasiones: en 2009 con 64 por ciento de los votos y en 2014 con 61 por ciento de los votos. 

Su administración duraría hasta el 22 de enero de 2020, con lo cual sería presidente de Bolivia durante 14 años. 

desde 2004 que la economía boliviana crece por encima del 3%. De 2004 a 2014 la tasa anual promedio de crecimiento fue de 4,9% y el pico más alto fue en 2013, cuando alcanzó el 6,8%.

La pobreza extrema se redujo en más de la mitad entre 2005, cuando era de 38,2%, y 2018, cuando llegó a los 15,2%. A su vez, la pobreza moderada también cayó de 60,6% en 2005 a 34,6% en 2018.

La esperanza de vida de los bolivianos pasó de ser 56 años en 1990 a 62 en sólo 10 años. En 2010 la expectativa era de 68 años, y en 2017 alcanzó los casi 71 años.

Pero en 2016 hizo un referéndum para modificar la constitución y permitir la reelección por más de dos periodos consecutivos. El resultado de la reelección fue negativo por un pequeño margen: 48.6 por ciento dijeron que sí y 51.3 por ciento, que no. 

Entonces, Morales impugnó el resultado ante el Tribunal Constitucional argumentando que impedir su candidatura violaba sus derechos humanos. La Corte falló a su favor, lo que le permitía postularse para un cuarto periodo, aunque la constitución de Bolivia establece que un presidente puede estar en el poder solo durante tres periodos consecutivos. 

¿Qué pasa en Bolivia?

La Corte le permitió a Evo ser candidato en las elecciones de octubre de 2019 dos días antes de que venciera el plazo legal para registrar candidaturas. De esta manera, Morales pudo participar en las elecciones de octubre pasado. 

El 20 de octubre, con 84 por ciento de los votos computados, la tendencia mostraba que habría una segunda vuelta entre Evo Morales y el opositor Carlos Mesa. Evo estaba a la cabeza con 45.28 por ciento de los votos contra 38.16 por ciento de Carlos Mesa, cifra que todavía no alcanzaba los 10 puntos de diferencia para declarar la victoria de Morales. 

En ese momento, el Tribunal Superior Electoral interrumpió el Sistema de Transmisión de Resultados Electorales (TREP) y lo reanudó al día siguiente. Después explicarían que la interrupción se debió a una alerta de ataque informático, pero que esto no alteró los resultados.  

Al día siguiente, con 96 por ciento de los votos computados, Evo casi lograba la ventaja de 10 puntos: 46.4 por ciento contra 37.07 por ciento. Entonces, Carlos Mesa denuncia que hubo fraude en la elección y grupos opositores incendian tres oficinas regionales del Tribunal Superior Electoral. 

Las protestas contra la reelección de Morales continúan y el 23 de octubre, Evo declara que los cuestionamientos al resultado de la elección tienen un trasfondo racista. En ese momento, ya había sido convocado un paro general en el país, lo que el entonces presidente calificó de golpe de Estado. 

El 1 de noviembre, el Tribunal Supremo Electoral declara ganador a Evo Morales sin necesidad de la segunda vuelta. 

Dos semanas y media después, el 10 de noviembre, la OEA recomienda que la elección sea repetida porque, de acuerdo con su análisis, existieron irregularidades que ponen en duda el resultado como las fallas del TERP, la falsificación de firmas y actas e irregularidades en el número de votos recibidos por Evo Morales en el último cinco por ciento del conteo. 

El presidente acató la recomendación de la OEA y llamó a nuevas elecciones, pero ya era demasiado tarde. 

Ese día, tanto la Central Obrera Boliviana como las Fuerzas Armadas del país le piden a Morales que renuncie para garantizar la seguridad nacional y no ser cómplice del derramamiento de sangre. 

Más tarde ese día, Evo Morales renuncia a la presidencia en cadena nacional. 

Con esto, el país entró en un vacío de poder, porque además de Morales renunciaron el vicepresidente, el titular del Senado y el titular de los Diputados, a quienes les correspondía suplir al presidente. La segunda vicepresidenta del Senador, Jeanine Añez, quien es opositora del régimen de Morales, dijo que le corresponde a ella asumir el poder del país, pero la constitución de Bolivia no prevé esta situación, pues solo contempla que ante la ausencia del presidente, el vicepresidente tome el poder, ante la ausencia de este, el titular de senado y ante la ausencia de este, el presidente de la cámara de diputados.

Si la responsabilidad no recae en la vicepresidente del Senado, podría ser un senador electo por los partidos políticos. En cualquier caso, el presidente interino deberá convocar a elecciones en el menor tiempo posible.  

¿Por qué México le dio asilo político a Evo Morales?

El domingo 10 de noviembre, Evo Morales publicó un tuit en el que decía que un oficial de la policía tenían una orden de aprehensión ilegal contra él y que grupos violentos habían entrado a su casa. Esto, además del hecho de que las Fuerzas Armadas pidieron la renuncia de Morales, bastó para afirmar que había un golpe de Estado en curso en Bolivia. 

Entonces, el gobierno de México le ofreció asilo político a Morales y él lo aceptó. Hizo la solicitud verbal de manera formal ante la Secretaría de Relaciones Exteriores y la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, aprobó otorgarlo.

Fueron por él el lunes en el avión de la Fuerza Aérea Mexicana. Llegó el martes 12 y dijo que AMLO le salvó la vida. 

Esta decisión está basada en el Convención sobre Asilo de La Habana de 1928, el Convenio sobre asilo diplomático (1954. México lo ratificó en 1957), la Ley sobre Refugiados, Protección Complementaria y Asilo Político de 2011 y el artículo 15 de la Constitución Mexicana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *