Es inevitable percatarnos del descontento social que existe no sólo en México sino a nivel mundial, esto a consecuencia a diversas políticas públicas que han salido a la luz en los últimos días. Sin embargo, esto tampoco es un suceso fortuito o nuevo, lo que sí es de sorprenderse es el nivel tan alto de descontento social que se ha ido generando en América Latina, claro ejemplo es lo sucedido anteriormente con Juan Guaidó y su intento por ingresar a la Asamblea Nacional de Venezuela. 

En México, contamos con dos sucesos en los que fue posible apreciar el enojo de la gente mediante el vandalismo a los edificios públicos, locales, tiendas e incluso estaciones del transporte público: las marchas conmemorativas del 2 de octubre de 1968 y la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Por lo que me ocupa una pregunta esencial en estos momentos: ¿Cómo es posible diferenciar un movimiento social genuino de una simple muestra de enojo o de ira?

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece lo siguiente: 

Artículo 6°: La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, los derechos de tercero, provoque algún delito, o perturbe el orden público; el derecho de réplica será ejercido en los términos dispuestos por la ley.

Artículo 9°: No se permite coartar el derecho de asociarse o reunirse pacíficamente con cualquier objeto lícito; pero solamente los ciudadanos de la República podrán hacerlo para tomar parte de los asuntos políticos del país.

Por consiguiente, y de acuerdo con la misma, toda la ciudadanía tiene el derecho de reunirse para alzar la voz y manifestarse de manera pacífica, sin importar quien esté en el poder, o por lo menos así lo estipula la teoría.

Si bien es cierto que en los sexenios anteriores se hacía uso de la fuerza para replegar y dispersar a los manifestantes, tal y como se hizo en el movimiento del 68, con el paso de los años este uso de la fuerza ha tenido, por lo menos en la CDMX, una transformación. Se debe recordar que, durante la toma de protesta de la ahora Jefa de Gobierno, ésta propuso la disolución del cuerpo de Granaderos.

Aunado a esto cabe preguntarse qué resultados trajeron estás propuestas y decisiones a la vida política y pública del país. El resultado fue visible: durante las marchas conmemorativas del 2 de octubre y de los normalistas desaparecidos no solamente se encontraba la ciudadanía que se manifestaba de manera pacífica y genuina para recordar un hecho tan importante que marcó nuestra historia, también se pudo apreciar que dentro de dichas movilizaciones se encontraban grupos que tenían la finalidad de desvirtuar al movimiento provocando destrozos, daños a propiedad pública y privada, afectaciones viales, entre otros, dejando en claro que el gobierno y los protocolos implementados por la Jefa de Gobierno se encontraban rebasados al 100%.

Con ello no solamente dejó en claro la ineptitud por parte de nuestro gobierno para reaccionar a dichas manifestaciones, a su vez, se vislumbró que no saben de qué forma garantizar la seguridad de los y las ciudadanas del país. 

Por lo tanto, para este 2020, se aprecia una compleja y difícil vida política, social y económica dentro del país; en dónde el descontento social en México y a nivel mundial emula a una olla express, la cual no es sostenible y poco a poco denota el enojo que las sociedades tienen en contra de los diversos regímenes políticos y modelos de gobierno que hay en el mundo. 

Por consiguiente, el inicio de este nuevo año lleno de polémica y matices nos permite ver que hoy en día no existe un símbolo de un movimiento social nato, al contrario, solamente son muestras de enojo y de odio hacia los gobiernos en función. 

***

Rodrigo Palacios, Colaborador invitado de Integridad Ciudadana A.C., Comunicólogo recién egresado, con visión amplia y global en temas relacionados con la política y la sociedad. Apasionado por comunicar e informar a la sociedad aspectos relevantes del día a día de manera veraz y objetiva. @integridad_AC @Rodrigo_fer110

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *