El 9 de marzo, un día después del Día Internacional de la Mujer, está convocado un paro nacional de mujeres, conocido en redes sociales como #UnDíaSinNosotras. ¿De qué se trata esta iniciativa?

El 9 de marzo, un día después del Día Internacional de la Mujer, está convocado un paro nacional de mujeres, conocido en redes sociales como #UnDíaSinNosotras. 

La propuesta fue hecha el 18 de febrero por el colectivo feminista Brujas del Mar, originario de Veracruz. 

Desde entonces, muchas personas han opinado al respecto: que no todas las mujeres pueden unirse al paro, que está bien que se hayan dado cuenta de que deben estar en su casa, que es una iniciativa del PAN y que es un movimiento en contra del gobierno de López Obrador. 

¿Qué tan verdadera es cada una de estas afirmaciones?

“Las mujeres en la casa”

Por lo menos en Twitter, las respuestas a esta convocatoria incluyeron variantes de frases como “al fin se dan cuenta de que su lugar es la casa”. 

Este tipo de afirmaciones reflejan, en primer lugar, una profunda misoginia. Pero además, ignorancia sobre la finalidad y los antecedentes de iniciativas de este tipo. 

El objetivo del paro es visibilizar la violencia contra las mujeres en México, en especial la violencia feminicida. La propuesta es que el 9 de marzo sea un día en el que las mujeres desaparezcan: que no trabajen, que no hagan ninguna labor en el hogar, que no compren nada. 

Al dejar de producir y consumir, la idea es que se haga notoria la importancia de las mujeres en la sociedad. Pero no en sentido figurado, sino de manera real, aunque sea durante un solo día. 

La idea de organizar un paro nacional de mujeres es que nos cuestionemos qué pasa cuando somos agredidas, cuando somos asesinadas como si no valiéramos nada. La gente empieza a preguntarse: ¿sin maestras, qué van a hacer los niños? Pero, si sus mamás también están en paro, ¿quién los va a cuidar? ¿Quién va a hacer todo lo que las mujeres hacen todos los días?

Esta idea no nació en México. El primer antecedente de un paro nacional de mujeres data de 1975 en Islandia para exigir igualdad de derechos; cinco años más tarde, ese país eligió a la primera mujer presidenta de su historia. 

En 2016, en Polonia, otro paro de mujeres fue convocado para protestar por un proyecto de ley que pretendía penalizar el aborto bajo cualquier circunstancia; la iniciativa fue retirada. 

Ese mismo año, en Argentina, las mujeres convocaron a un paro para protestar en contra de la violencia feminicida. 

“No me dieron en mi trabajo para participar en el paro de mujeres

Aunque a partir de la convocatoria, muchas empresas, escuelas e incluso dependencias gubernamentales han dicho que “se unen” al paro al dejar que sus alumnas o empleadas falten con goce de sueldo o sin ponerles falta, la idea no es que ninguna institución avale esto. No hace falta el permiso de nadie y no es un día feriado, es una protesta. 

Es una decisión personal que, claro, puede tener consecuencias negativas: podemos perder un día de salario o acumular una falta en la escuela. Pero la intención no es que quien tiene el poder (un jefe o un profesor) esté de acuerdo y nos permita hacerlo. 

Por supuesto habrá casos en los que las mujeres no tengan la opción de unirse al paro. Hay mujeres para quienes el salario de un día es vital. Y está bien. De acuerdo con la convocatoria, si no puedes parar tienes otras opciones: 

  1. Portar una prenda en señal de resistencia y acordar con tus compañeras que tampoco pueden parar en llevar algo similar. Esto puede ser un pañuelo verde (asociado con el movimiento pro aborto), blanco par recordar a todas las mujeres que han sido víctimas del machismo o morado, el color por excelencia del feminismo.
  2. Fija una hora y un lugar dentro de tu espacio de trabajo para que con tus compañeras realicen un acto simbólico de protesta, como un minuto de silencio, por ejemplo.
  3. Infórmate sobre las causas del paro y del movimiento feminista y ayuda a que otras personas entiendan por qué las mujeres se van a manifestar con un paro nacional.
  4. Comparte en redes sociales por qué no puedes parar. Esto ayudará a entender que aún hay muchas mujeres en situaciones difíciles en las que ven limitada su autonomía y poder de decisión.

Y, claro, además del trabajo y la escuela queda la casa. Recuerda que el paro también implica no hacer nada ahí. 

Pero, ¿qué es lo que sí puedes hacer ese día? Depende de ti: puedes hacer lo que sea mientras no produzcas o gastes dinero ni hagas labores domésticas. 

“El PAN controla el paro de mujeres del 9 de marzo”

El colectivo “Las Brujas del Mar” ha explicado que la convocatoria al paro la lanzaron en conjunto con los colectivos “El día después” y “NiUnaMenosMX”, y la idea era que no hubiera una organización identificable porque es una propuesta para todas las mujeres, sin líderes. 

Sin embargo, cuando figuras ligadas a partidos políticos la empezaron a compartir y el propio presidente López Obrador dijo que era un movimiento en su contra, tuvieron que dar la cara como organizadoras. 

Y sí, el PAN es uno de los partidos políticos que se han “unido” al paro, pero no es el organizador de esta iniciativa. El paro no tiene fines políticos, aunque partidos de oposición a Morena se hayan querido colgar de la iniciativa para perseguir sus propios fines. 

Además de este, hubo otro rumor sobre “la mano negra” detrás del paro: en algunas publicaciones se afirmaba que George Soros, fundador de Open Society Foundations, había convocado al paro. Esta información fue desmentida por el empresario, a quien contactó la agencia de noticias AP. 

“El paro es en contra de AMLO”

Como siempre, el presidente López Obrador piensa que todo se trata de él. Esta no es la excepción. El mandatario ha dicho que detrás del paro hay mano negra; lo cierto es que sí hay grupos que se quieren subir al movimiento y utilizarlo para sus fines, sí, pero el origen del paro no viene de ningún grupo opositor a AMLO. 

El presidente también dijo que “los conservadores de derecha se volvieron feministas” aunque siempre han sido machistas, y que están aprovechando este movimiento para perjudicarlo (a López Obrador). Lo cierto es que las manifestaciones en contra de la violencia hacia las mujeres no empezaron en este sexenio. 

Entonces, no es algo personal en contra del presidente, aunque él no lo pueda creer, es para exigir que la violencia en contra de las mujeres cese y lo que él tendría que hacer es atender el problema desde donde le toca y dejar de culpar a “los conservadores”. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *