Eduardo Clark, director general de Tecnología e Inteligencia de la Agencia Digital de Innovación Pública de la Ciudad de México, habla con Serendipia sobre el proceso al interior de la dependencia para publicar datos abiertos relacionados con COVID-19.

La Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP) del gobierno de la Ciudad de México publicó el mapa de casos activos de COVID-19 por colonia en la Ciudad de México (CDMX).

Serendipia habló con Eduardo Clark García Dobarganes, director general de Tecnología e Inteligencia de la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP) de la Ciudad de México. En esta entrevista, el funcionario comparte el proceso al interior de la ADIP para publicar datos abiertos del gobierno capitalino antes y durante la contingencia sanitaria por COVID-19.

Una persona enferma de COVID-19 recibe una llamada de un médico para saber cómo está, le llega un kit y despensa, twittea que se siente menos solo. La jefa de gobierno de la Ciudad de México toma decisiones basada en cuántas camas se van a necesitar en los hospitales. Serendipia publica una nota sobre cómo usar el mapa que muestra la cantidad de casos activos de COVID-19 por colonia en la capital del país.

Todo esto es posible gracias al trabajo de la ADIP del gobierno de la Ciudad de México, así como a la entrega de información de las secretarías de gobierno capitalino y a la presión de la ciudadanía para tener acceso a más y mejores datos abiertos.

Creada para diseñar y vigilar la implementación de políticas de gestión de datos, gobierno abierto y gobernanza tecnológica en la capital del país, la ADIP ha publicado conjuntos de datos abiertos y herramientas creadas con base en los mismos desde su creación en enero de 2019.

El lunes 29 de junio, la ADIP publicó un mapa interactivo de la Ciudad de México que muestra la cantidad de casos activos de COVID-19 en cada colonia que tenga más de cinco contagios activos. Clark dice que la fecha de publicación del mapa coincidió con el cambio de color del semáforo de riesgo epidemiológico en la CDMX a naranja porque “tenemos que dejar claro que la gente tiene que cuidarse todavía”.

La creación del mapa se debe, en parte, a que en mayo había personas pidiendo datos georeferenciados a nivel más desagregado que alcaldías en el portal de datos abiertos. Aunque la Agencia sabía que esa información debía ser publicada, tuvo que detenerse a analizar cómo hacerlo, pues presentar los casos de COVID-19 lo más desagregados posibles podría vulnerar la privacidad de las personas, dice Clark.

Tras dialogar con la Dirección General de Promoción de la Salud de la Secretaría de Salud federal y realizar un análisis de sensibilidad, concluyeron que la base sería de las colonias con más de cinco casos activos de COVID-19 sin mostrar fechas ni direcciones, para proteger la privacidad de los ciudadanos.

En las primeras 48 horas desde su lanzamiento, el mapa tuvo 950 mil visitas en el sitio de datos abiertos del gobierno. “Sí era una demanda ciudadana que debía llenarse”, confiesa Clark.

La ADIP y los datos abiertos

Una de las funciones de la ADIP es generar insumos que le permitan a la gente tener claridad sobre lo que está ocurriendo en la ciudad, que hacen posible la rendición de cuentas del gobierno y ayuda a las investigaciones de fenómenos.

La Agencia opera desde el 1 de enero de 2019 y, desde entonces, el área de desarrollo ha creado 250 plataformas de distintos grados de complejidad, lo que según Clark los preparó para lo que se avecinaba: la epidemia de COVID-19 en la capital del país.

Foto: Portal de datos abiertos de CDMX.

El titular de tecnología de la ADIP cuenta que cuando la propagación del virus responsable de la COVID-19 en México apenas comenzaba, en marzo de 2020, la Agencia le informaba al gabinete el avance epidemiológico de la enfermedad y los posibles escenarios que surgirían para que tomara decisiones basadas en esta evidencia. 

Solo el gabinete tenía acceso a los datos y al análisis. Hasta que se dieron cuenta de que era información que la ciudadanía tenía derecho a saber. 

A partir de entonces, la Agencia refina las bases de datos que le entregan otras dependencias y da a conocer la evolución de la COVID-19 en la Ciudad de México, las acciones sociales y públicas del gobierno ante la contingencia sanitaria, así como los gastos para atenderla.

Por el momento, la Agencia se encuentra sistematizando la información que genera el comité técnico de expertos médicos que analiza las actas de defunción que no fueron confirmadas por COVID-19 y eventualmente esos datos migrarán a su versión pública, adelanta Clark.

¿Cómo migra la epidemia en CDMX?

El mapa publicado por la ADIP permite entender cómo va migrando la enfermedad por la ciudad para actuar conforme a ello. El titular de tecnología de la ADIP explica que los contagios activos migraron del oriente de la CDMX hacia zonas menos densamente pobladas del sur y el norte.

Hace un mes la mayoría de los casos activos se desarrollaban en las alcaldías Iztapalapa, Tláhuac y el sur de la Gustavo A. Madero, estos contagios migraron a Milpa Alta, Xochimilco y el oriente de Tlalpan, además de ciertos brotes en el sur de Azcapotzalco.*

La Agencia presentó el mapa el 29 de junio, que es el mismo día en que el Semáforo de riesgo epidemiológico de la capital transitó a naranja. Esto no fue coincidencia. El lanzamiento se planeó para mostrar que a pesar de que se reactivan actividades económicas no esenciales se siguen presentando casos de COVID-19 en la ciudad. 

“Si este mapa fuera completamente blanco, podemos regresar a la normalidad, (pero) todavía tenemos muchísimas colonias con problemas. Tenemos que cuidarnos”, advierte Clark. 

En su labor como mediadores entre la versión pública y lo que las secretarías generan sobre la COVID-19, Eduardo Clark dice que “el lado de la tecnología nos toca el corazón porque creemos que estar aquí nos ha permitido generar bienestar en la ciudad y hacer cosas un poquito mejor, que impactan directamente en que la gente se sienta menos sola, menos desamparada, tenga mejor atención médica e inclusive que se salven algunas vidas”.

El trabajo de la ADIP puede ser replicado por otros gobiernos. La ADIP comparte un tool kit que contiene lo que han hecho: desde cómo replicar el modelo epidemiológico, el servicio de información SMS COVID-19 hasta herramientas de open source.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *