El CONEVAL anunció que el trabajo formal, el informal y el ingreso laboral se redujeron durante la emergencia sanitaria por COVID-19.

El cálculo temporal del Índice de la Tendencia Laboral de la Pobreza (ITLP) a partir de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ETOE) del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) arrojó que el 54.9 por ciento de personas encuestadas estaban en pobreza laboral en mayo de 2020, durante la pandemia de COVID-19, lo que representa un aumento de un 11.7 por ciento respecto a abril.

El poder adquisitivo del ingreso laboral de los hogares se redujo 62 por ciento en el contexto laboral durante la pandemia por SARS-CoV-2. Las personas pasaron de recibir un ingreso de mil 516 en abril, a mil 422 un mes después.

Por otro lado, el seguimiento a los hogares indicó que el 10.3 por ciento de personas cambió su situación de pobreza laboral a no pobreza laboral, entre ellas el 27.4 por ciento se emplearon en el sector informal y 7.6 por ciento en el sector formal.

Afectaciones desiguales entre sectores

Al comparar la ETOE con su versión presencial ENOE para conocer la tendencia laboral de la pobreza, el CONEVAL encontró que empleo en el sector informal se redujo en un 27.2 por ciento del primer trimestre a mayo de 2020, en cambio, el formal disminuyo en un 13.7 por ciento.

Jóvenes y adultos mayores fueron los más afectados por la pobreza laboral

El ITLP mostró que la mayor pérdida de empleos se concentra en los grupos de 15 a 29 años, 30 a 64 años y 65 en adelante. El primero perdió aproximadamente la carta parte de lo empleos, el segundo el 18.9 por ciento y el tercero el 30.2 por ciento.

El CONEVAL hace un llamado para focalizar la atención en los grupos más vulnerables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *