La ASF encontró irregularidades en el Censo de Bienestar: hay más de 10 mil CURPs duplicadas y registros mayores a los universos potenciales, de acuerdo con la auditoría.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró irregularidades en el Censo de Bienestar, de acuerdo con la auditoría de la cuenta pública de 2019. En este censo hay 10 mil 314 Claves Únicas de Registro de Población (CURP) duplicadas de las personas encuestadas, según el documento publicado.

El Censo del Bienestar fue una estrategía del gobierno federal para verificar a las personas beneficiarias de los principales programas sociales vigentes en 2018 e identificar universos potenciales de atención.

Hay apoyos que se entregan exclusivamente a las personas registradas en este censo como los créditos de 25 mil pesos para negocios informales.

Las CURP duplicadas están distribuidas en las 32 entidades federativas y en Chihuahua existe una CURP que se repite en cuatro mil 891 ocasiones.

En el Estado de México existe la mayor cantidad de CURPs duplicadas, estas son mil 46 Claves Únicas de Registro de Población.

El análisis del proceso de registro y sistematización de la información recabada en el Censo del Bienestar también arrojó que hay 48 CURPs no asociadas a ningún estado a pesar de que la información se recabó casa por casa y que existen un millón 750 mil 515 beneficiarias sin CURP.

La base de datos del Censo del Bienestar contiene 24 millones 107 mil 488 registros, por lo que las CURPs duplicadas representan el 0.1 por ciento del padrón y las CURPs faltantes el 7.3 por ciento.

La Secretaría de Bienestar no especificó las causas de las inconsistencias en el registro y sistematización del Censo del Bienestar, de acuerdo con su Auditoría de Desempeño.

El Censo del Bienestar no es un censo

La Auditoría Superior de la Federación encontró que para el Censo del Bienestar no se levantó información del total de viviendas de ninguno de los 2 mil 457 municipios para los 119.5 millones de habitantes como se previó. 

Esto sucedió porque el equipo de campo solo preguntó en zonas donde ya sabía que habitaban personas beneficiarias de los programas sociales, para identificar a posibles beneficiarias pidió referencias a otras personas (un muestreo no probabilístico de tipo bola de nieve) y no hay certeza de que las encuestas incluyen a la población de difícil registro y localización.

El Censo de Bienestar no otorga “certeza de tener una cobertura total, de la identidad de los beneficiarios y sus necesidades sociales”, menciona la ASF.

Censaron a más personas de las que existen

En 40 municipios de 17 entidades federativas la Secretaría de Bienestar reportó registros que superan la cantidad de personas que habitan ahí. Tan solo en Santa María Chilchotla, Oaxaca, reportaron 140 mil 547 registros cuando el municipio alberga a 21 mil 469 habitantes, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). 

La ASF concluyó que la Secretaría de Bienestar no contó con sistemas de información y comunicación que le permitieran garantizar que el levantamiento del Censo del Bienestar contó con criterios de utilidad, confiabilidad y oportunidad.

Solo hay evidencia de 73% del padrón

La Secretaría de Bienestar determinó que 32.6 millones de personas fueron entrevistadas, pero en la base de datos que entregó a la Auditoría Superior de la Federación solo tiene evidencia de 24.1 millones de personas censadas. Incluso hay 190 mil 776 personas registradas sin entidad federativa aun cuando las encuestas se aplicaron casa por casa y en centros de estudio con ubicación geográfica nacional.

Además, la Secretaría de Bienestar reportó que hubo encuestas en 2 mil 465 municipios, pero en la base de datos aparecen 2 mil 538, de los cuales 89 están duplicados. Entonces el número correcto de municipios censados son 2 mil 449.

Contrataron a más servidores de la nación de las planeadas sin explicar por qué y sin presentar resultados de sus actividades

Se tenía planeado contratar a 18 mil servidores de la nación para aplicar 32 millones 400 mil entrevistas (15 cada uno) en un periodo de 20 semanas. Sin embargo, hubo 35 mil 414 personas contratadas por mes en promedio durante 16 semanas y no se especificó cuántas encuestas aplicó cada persona ni qué actividades realizaron en el periodo previo al que reportan sus honorarios.

Falta supervisión del Censo del Bienestar

El plan para levantar el Censo del Bienestar contemplaba tres esquemas de supervisión: observación directa de los encuestadores, verificación de no respuesta y supervisión de la oficina central. La Secretaría de Bienestar no acreditó que la supervisión ocurriera bajo estos compromisos.

No hay acceso al Censo del Bienestar completo

La Secretaría de Bienestar entregó un enlace para ingresar a las bases de datos que constituyen el Censo del Bienestar para aclarar y solventar las irregularidades que la Auditoría Superior de la Federación encontró. Sin embargo, la ASF no logró acceder a las bases de datos.

Serendipia es una iniciativa independiente de periodismo de datos. Puedes apoyarnos suscribiéndote a nuestro canal de YouTube

También nos puedes seguir en Twitter, Facebook e Instagram

One Comment Add yours

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *