¿Qué es el maíz transgénico y por qué México lo prohíbe para consumo humano?

¿Qué es el maíz transgénico? Su consumo humano seguirá siendo prohibido en México durante el gobierno de Claudia Sheinbaum, pese a las denuncias de Estados Unidos. 

¿Qué es el maíz transgénico y por qué México lo prohíbe para consumo humano?

Por

4 minutos, 5 segundos

¿Qué es el maíz transgénico? Su consumo humano seguirá siendo prohibido en México durante el gobierno de Claudia Sheinbaum, pese a las denuncias de Estados Unidos. 

¿Qué es el maíz transgénico? Su importación para el consumo humano en México fue prohibida en 2023, y el gobierno de Claudia Sheinbaum continuará con las fronteras cerradas y buscará una transformación profunda en la forma que se cultiva el maíz mexicano. Mientras tanto, Estados Unidos acusa a México de violar el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (TMEC).

El 13 de febrero de 2023 entró en vigor el decreto por el que México prohíbe el maíz transgénico para consumo humano. Con él, se prohíbe el uso de maíz genéticamente modificado para la masa y la tortilla. Según el Gobierno de México, lo anterior no afecta al comercio ni a las importaciones, porque “México es de sobra autosuficiente en la producción de maíz blanco libre de transgénicos”. 

Pero los planes agroalimentarios de López Obrador no se detienen en la producción de tortillas libres de transgénicos. De acuerdo con las últimas declaraciones de Claudia Sheinbaum como virtual presidenta electa y su recientemente nombrado secretario de Agricultura, Julio Berdegué, el próximo gobierno continuará con los esfuerzos para erradicar los transgénicos en México.

Esta es otra de las maneras en que el gobierno de Sheinbaum haría cumplir las 20 iniciativas de reformas presentadas por el presidente López Obrador, ya que una de ellas busca prohibir totalmente la siembra y el consumo humano del maíz genéticamente modificado en el país. Pero, ¿qué es el maíz transgénico?

¿Qué es el maíz transgénico? 

Los alimentos transgénicos ​​son productos modificados genéticamente para elevar sus cantidades de producción, así como la calidad y el contenido nutricional de los alimentos, explica la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Para lograrlo, se llevan a cabo distintas técnicas que permiten transferir material genético entre organismos que no están relacionados. 

En la actualidad, el Gobierno de México tiene una disputa con el consumo humano de maíz transgénico, así como su importación desde los productores estadounidenses. Esto comenzó desde abril de 2020, cuando Andrés Manuel López Obrador anunció la publicación de la Ley Federal para el Fomento y Protección del Maíz Nativo. 

Esta ley reconoce legalmente a la producción, comercialización, consumo y “tradicional diversificación constante del maíz como manifestación cultural nacional” y como garantía del derecho humano a la alimentación nutritiva, suficiente y de calidad en sus artículos 3 y 4, respectivamente. 

No obstante, este fue el primer paso para promover la prohibición del maíz transgénico en México. En 2023, la Comisión Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (hoy Conahcyt), promovieron una mesa de investigación declarando que la liberación de maíz transgénico en México vulnera los derechos a un medio ambiente sano; así como a una alimentación nutritiva, a derechos culturales y a la salud.

Los fundamentos para prohibir el maíz transgénico de ambas instituciones fueron que la importancia del maíz en México no solo se debe a su riqueza en biodiversidad, sino también a su carácter económico, agrícola, social y cultural. De acuerdo con los datos del Gobierno, más de dos millones de familias campesinas mexicanas cultivan 59 razas nativas de maíz en aproximadamente seis millones de hectáreas, que representan el 66 por ciento del total nacional.

Este grano es el cultivo más importante en la actividad agrícola de México, indica la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SAGARPA). En el país, el 60 por ciento de la producción de granos proviene de los productores de pequeña escala. 

El mismo año que se prohibió, también se hizo la compra más grande de maíz transgénico 

Aunque la Cofepris y el Conacyt (ahora Conahcyt) se han mostrado a favor de la regulación del maíz transgénico en México, la decisión gubernamental de prohibir su consumo humano en el país generó una disputa comercial con Estados Unidos. 

El maíz blanco representa 86.94 por ciento de la producción de granos en México y se destina principalmente al consumo humano, según los datos de SAGARPA (2017-2023). De acuerdo con la Planeación Agrícola Nacional, esa producción tiene la capacidad de satisfacer la totalidad del consumo nacional. 

Este no es el caso del maíz amarillo, que se destina a la industria o a la fabricación de alimentos para la ganadería y otras necesidades. Esa producción satisface solo el 24 por ciento de los requerimientos nacionales.

Por ese motivo, en 2020 México rompió récord en compras de maíz al extranjero, específicamente el de Estados Unidos. Las importaciones de maíz, fundamentalmente amarillo, fueron de casi 16 millones de toneladas. Estas compras del grano se destinan para fomentar la producción de carne de res, cerdo, pollo, huevo y leche. 

La mayor parte de la producción de maíz estadounidense es transgénico y utilizan glifosato como herbicida. La reforma de AMLO también busca prohibir esta sustancia en los cultivos mexicanos

¿México viola el TMEC al prohibir los transgénicos? 

En diciembre de 2020, también fue publicado un decreto presidencial que ordena abstenerse de otorgar permisos para el uso y liberación o siembra de maíz transgénico. Ante las denuncias internacionales por la violación del TMEC, en febrero de 2023, el decreto fue abrogado y sustituido para garantizar la “inocuidad de la masa y la tortilla de maíz en la ingesta mexicana”.

En 2024, después de la iniciativa de reforma presentada por López Obrador, el mandatario busca “proteger al maíz como elemento de identidad nacional y lo declara libre de cultivos transgénicos” y que “el maíz destinado para consumo humano, del cual México es autosuficiente, debe ser libre de modificaciones genéticas”, dijo en su presentación del paquete de iniciativas constitucionales

Aunque la propuesta de AMLO sigue en marcha y ha sido abiertamente respaldada por la próxima presidenta de México, Estados Unidos sigue inconforme. 

El 6 de mayo de 2024, la Oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos (USTR por sus siglas en inglés) entregó un documento a la Secretaría de Economía para solicitar que se derogue el decreto que regula el maíz genéticamente modificado. De acuerdo con la misiva, este proceso viola el Capítulo 9 del TMEC (de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias).

Mientras tanto, el virtual secretario de Agricultura, Julio Berdegué, aseguró que “la doctora (Sheinbaum) ha sido clarísima que México mantendrá la política de no permitir cultivo de maíz transgénico en el territorio nacional y de que no queremos la importación de maíz transgénico para consumo humano”, dijo tras su nombramiento el 20 de junio

Serendipia es una iniciativa independiente de periodismo de datos. Puedes apoyarnos compartiendo nuestras notas, suscribiéndote en YouTube o ayudarnos de otras maneras .

Comentarios

3 comentarios en la nota: ¿Qué es el maíz transgénico y por qué México lo prohíbe para consumo humano?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


  1. Danae... dice:

    💛💛💛…

  2. Miguelito dice:

    De nuevo, una vez más, la Pejercholata nos hace notar que en este país SE HACE y SE HARÁ… lo que se AMO y SEÑOR le ordene.

    ¿Y los ARGUMENTOS CIENTÍFICOS para dicha PROHIBICIÓN (que es lo que han EXIGIDO los gringos)? ¡Bien, gracias! En Pejéxico se hace CIENCIA HUMANÍSTICA, no esa miserablemente neoporfirista, neoconservadora, neoliberal, fifí, opositora al cambio, adversaria política de ObraDios, emisaria del pasado, racista, clasista, aspiracionista, traidora a la pejepatria ciencia que todos conocemos. Esta última NO ES CIENCIA por la simple y sencilla razón de que no cuenta con el aval del SuPRIemo PejeCreador y PejeHacedor de Todas las Cosas. Sólo es “CIENCIA”, lo que ÉL ORDENE.

    Pero a la entenada de San Peje le encanta que le digan “científica”. ¡Claro, por supuesto! Es MUY CIENTÍFICO replicar todo lo que te ordene tu Pejefe… aunque tu seas la que se supone “gobernará”. Si ÉL dice “rana”… ella BRINCA. Una respuesta… MUY CIENTÍFICA.

    La producción nacional de maíz amarillo, destinado en este país sólo a alimentar animales, únicamente satisface el 24% de los requerimientos nacionales. Así que el restante, e imagino que INSIGNIFICANTE –para las Pejematics– 76% proviene de los USA y es… ¡TRANSGÉNICO! OK, no lo usan DIRECTAMENTE para la alimentación humana, porque así lo ha ordenado ObraDios, pero… ¿que se hace con esos animales a los que alimenta con MAÍZ TRANSGÉNICO? Se destinan a… ¡LA ALIMENTACIÓN HUMANA! JAJAJAJAJAJA La PROHIBICIÓN para el uso del maíz transgénico es puramente propaganda populista-populachera-populistoide con la cual el PRIejenarco quiere mostrarse ante los productores nacionales de maíz como el DEFENSOR de la IDENTIDAD NACIONAL. Se envuelve en la bandera “anti maíz transgénico” y está dispuesto a saltar al vacío con tal de DEFENDER LA IDENTIDAD NACIONAL… JAJAJAJAJA Populismo puro que los cándidos –y muy ignorantes agricultores mexicanos (para eso es que los mantiene en la ignorancia)– le compran al pejevendedor de ilusiones baratas. Lo más ASQUEROSO es que alguien que se pavonea como “CIENTÍFICA” (y su FLAMANTE futuro Secregato de Agricultura, Julio Berdegué, otro Doitor en Ciencias que, en aras del HUESO, ha decidido dejar atrás su formación en investigación, para seguir pavimentado la Transtornancia) tengan la DESFACHATEZ de aceptar DESPRESTIGIAR la INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA. Ahora ser “CIENTÍFICO” será… hacer lo que ORDENE cierto personaje desde La Chingada. ¡INSULTANTE, MUY INSULTANTE PARA QUIENES SI SOMOS INVESTIGADORES CIENTÍFICOS! Ya podemos imaginar lo que será la “CIENCIA HUMANÍSTICA” pejexicana con el Pejecyt renombrado Secretaría de estado.