#Elecciones2018: transparenception

Publicidad oficial, acceso a la información, Ley Chayote, fiscalización… todos son conceptos que escuchamos con más frecuencia en las noticias pero que todavía siguen alejados de la mayoría de los ciudadanos de a pie. Todos esos conceptos mezclados de una u otra forma en la vorágine electoral que para colmo en Puebla empeora, ya que en la elección concurrente se elegirán todos los cargos. Todos.

En estos tiempos electorales todos los temas de transparencia, derecho de acceso a la información y  la rendición de cuentas parecen estar más alejados que nunca. Nada de eso aparece en las propuestas –al menos las que se pasan anunciando en eventos, debates, spots de radio, televisión y redes sociales– de ninguno de los aspirantes a la presidencia. Ni al senado, ni a diputaciones federales. A pocos días del arranque del proceso electoral, queda esperar para saber si quienes aspiran a presidencias municipales, diputaciones locales o la gubernatura, incluyen estos temas en su agenda y propuestas.

Pero aparte de eso, la transparencia también afecta directamente a los ciudadanos en el proceso electoral en la complejidad de saber cuánto dinero es gastado en campañas, recursos que salen de los bolsillos de todos nosotros. Aunque el INE tiene una página de fiscalización e iniciativas como INE Fácil acercan estos datos y los difunden, todavía es muy poca la gente que sabe que eso existe, y todavía los que se tomarán el tiempo de revisar cada semana los datos y compararlos.

Otra de las complejidades es saber quiénes son los candidatos y candidatas. Y aunque eso no está ligado directamente con la transparencia, sí con el acceso a la información: debería existir una forma fácil y pública de saber quiénes aspiran a qué cargos en nuestras localidades. Pero para eso hay que revisar el sitio del INE, el del IEE, el de los diferentes partidos, al menos dos medios de comunicación y las redes sociales. Eso, o esperar que aparezcan en alguna calle repartiendo propaganda que terminará siendo basura.

Así que estamos en medio de la elección más grande de todos los tiempos, rodeados de un exceso de información con las fake-news y campañas, pero a la vez alejados de datos accesibles, claros y concisos de quiénes están gastando nuestro dinero, y para qué. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *