El pasado jueves leí una nota interesante sobre el papel que juega la transparencia frente a un sindicato. La nota, publicada por el periódico digital Sin Embargo, parte de la primicia que el Sindicato de Pemex se ampara bajo el argumento  “que el no entregar la información no priva el derecho de la sociedad ni le causa un daño y que por el contrario, sí perjudica a “una persona jurídica” porque luego de entregada la información “no podrán volver las cosas al estado que se encontraban antes de la entrega”.

Históricamente, de acuerdo con los resultados de la verificación 2018, el INAI dio a conocer que 74.97 por ciento de los sindicatos cumplieron con las obligaciones de transparencia, pero el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) ha sido la persona jurídica más renuente a su cumplimiento, pues éste, al no considerarse como sujeto de la Ley de Transparencia, buscó la manera de incumplir con sus obligaciones promoviendo un juicio de amparo.

Bajo estos dos supuestos descritos, planteamos el siguiente cuestionamiento: ¿Qué ha hecho el INAI para obligar al Sindicato a asumirse como sujeto de la Ley de transparencia?

Es triste observar que al parecer ni al órgano máximo garante en materia de transparencia ni a la autoridad jurisdiccional les importe hacer valer el derecho establecido en el artículo sexto constitucional, y que por el contrario permiten que el STRPM transgreda el cumplimento de una ley, y que éste se posicione por encima de la misma.

Creo firmemente que uno de los pilares fundamentales para acabar la impunidad que aqueja a México, es la transparencia del ejercicio de funciones de cualquier institución, sin embargo es imprescindible aplicar las medidas de sanciones a las personas servidoras públicas que se nieguen a transparentar la información, como lo establece el Título Noveno de la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública, pues no bastará con contar con un marco jurídico en México que no garantice la estricta atención de las instituciones: es momento que el INAI y la autoridad jurisdiccional velen a favor de los intereses de la ciudadanía y no así por los de unos cuantos.

***

Monserrat Castro Mondragón. Licenciada en Derecho por la UNAM, consultora y coordinadora de Integridad Ciudadana, A.C. en proyectos de investigación en materia de transparencia y anticorrupción en gobiernos locales. Este artículo se realizó en colaboración con el Lic. Jorge Jesús Pérez Reyes. Licenciado en Derecho por la Facultad de Derecho de la UNAM.

Referencias

Barragán Daniela. (2019) “Romero Deschamps prohíbe otra vez a Pemex que revele cuánto ha dado a su sindicato estos años”. Sin Embargo. Recuperado de https://www.sinembargo.mx/16-05-2019/3581515

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *