Una investigación de la CDC de Estados Unidos arroja que la probabilidad de contraer COVID-19 aumenta al asistir a restaurantes y bares.

Comer en restaurantes aumenta las probabilidades de contagio de COVID-19 casi al doble. Esto descubrió el equipo de respuesta al COVID-19 de los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus singlasen inglés) tras realizar un estudio sobre el contacto entre personas y la transmisión de la enfermedad. 

La investigación arrojó que los adultos sintomáticos con pruebas positivas de COVID-19 tendieron a comer en un restaurante en los 14 días anteriores a enfermarse con mayor frecuencia que pacientes sintomáticos con pruebas negativas.

Además, los pacientes sintomáticos que no tuvieron contacto con otras personas contagiadas reportaron en mayor medida que fueron a un bar o cafetería, sin especificar si fue en un lugar cerrado o abierto ni si comieron ahí o si pidieron para llevar. 

Los investigadores explican que la exposición al virus SARS-CoV-2 en restaurantes está ligado a la circulación del aire. Esto se debe a que la dirección, la ventilación y la intensidad del flujo de aire puede insistir en la transmisión del virus responsable de la COVID-19, aunque se sigan las recomendaciones de distancia social y uso de cubrebocas. 

El estudio fue realizado del 1 al 29 de julio de 2020 con 154 estadounidenses positivos de COVID-19 y 160 con pruebas negativas. Los resultados condujeron a los investigadores a concluir: “exposiciones y actividades donde es difícil usar cubrebocas y mantener la distancia social, incluyendo lugares que ofrecen comer o beber ahí, podrían ser un factor de riesgo importante para adquirir COVID-19”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *